Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Miércoles 22 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Julieta Persefone
Buenos Aires - Argentina
"Tengo miedo cuando mis ojos parpadean. Miedo de que, durante ese segundo en que mi mirada desaparece, se deslice en tu lugar una serpiente, una rata, otro hombre."


Fragmento de "La identidad" (Milan Kundera)
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Junio 2012
Museo
Escrito III
Escrito II
Escrito I
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

24/06/12 | 21:41: Albin (deambulador nocturno) dice:
buena tu prosa, tiene un vuelo oscuro
Vínculos
Polisapo en el camino Polisapo en el camino


... Ampliar

Comprar$ 15.00
Entrá a Radio La Quebrada

dragonprincesa


Comparto en este espacio algunos escritos. Se acepta todo tipo de valoración, positiva o negativa, mientras sea honesta y emocional.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Museo



Museo

Tomó aire y comenzó la búsqueda hacia adentro. "Una palabra escrita es una palabra muerta", pensaba. Aquello que está puesto por escrito tiene un fin estipulado, un sentido inmutable. Pensó en los museos, esos lugares llenos de polvo invisible y pasillos que le parecían interminables, con su luz tenue y el silencio más absoluto. Se imaginó un museo de palabras. Un lugar muerto, un edificio con galerías de cosas muertas en exposición. "Qué idea tan horrible", pensaba.
Poco a poco empezó a reflexionar sobre los vaivenes de su vida y se imaginó un pasillo para cada presencia monstruosa. Las paredes del primer pasillo estarían irremediablemente reservadas para su último amor. "Un amor descascarado", pensó, e imaginó las paredes con rasgaduras. Un amor desalojado, puesto en cualquier parte y de cualquier manera, un amor descolorido y áspero, vacío. Un amor muerto.

En la segunda galería, estaría su padre. Se imaginó un pasillo desordenado, en el piso habría baldes de pintura volcando violeta y rojo. Vio fuego. En ese sector del museo definitivamente habría un fuego misterioso, que nadie sabría de donde proviene. En una de las paredes, un cuadro: Perséfone guardando entre sus manos una semilla de granada. Recordó las frambuesas. Le parecían tan hermosas y obscenas, tan descarnadamente ilustrativas de la mujer, de su humedad y sus texturas. Sintió nauseas, sumó frambuesas al escenario. Los ojos de su padre le vinieron al pensamiento como un golpe seco en el pecho. Tomó un lapiz y una hoja, y escribió: "padre". Cuando escribió letra "e", visualizó frambuesas podridas, resecas, agrias. "Frambuesas cuya belleza les fue arrebatada. Frambuesas muertas.         Padre podrido, absurdo y payasesco padre, rojo y violeta, un monstruo de colores prendiéndose fuego."

El resto del museo sería un despoblado y humeante espacio muerto.


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS